viernes, 19 de diciembre de 2008

EROTICANDO

Son las dos de la mañana y están cerrando el restaurante. Una luz tenue ilumina el ambiente. En un rincón, sólo una mesa está ocupada.
Inés y Joaquín se miran con la profundidad de las miradas que desnudan, que lo dicen todo, sin palabras.
Inés roza con sus uñas las manos de Joaquín. Joaquín se muerde el labio inferior y entorna los ojos.
Bajaré el cierre de tu vestido, así suave, muy suavemente, como a vos te gusta. Los breteles caerán sobre tus hombros. Me sentirás respirar sobre tu nuca.
Inés gira un segundo su cabeza para ver la lluvia que cae tras la ventana. Vuelve a encontrarse con la mirada de Joaquín.
Sí, quiero tus susurros, que me muerdas a besos, que me comas. Toda.
Te siento tanto. Tu boca en la mía. Tu lengua recorriendo mi cuello, mis orejas. Cada una de mis pecas.

A lo lejos, la voz de Louis Armstrong les cuenta lo maravilloso que es el mundo en el que ellos se encuentran.
Desataré tu rodete. Me gusta cuando se suelta tu cabello. Cuando cae en cascada sobre tu espalda. Como se ondula sobre tus pechos.
Me gustan tus piernas. Tan bien formadas, tan largas; me gustan cuando las enroscas entre las mías. Y esas medias negras… Ese tajo en la falda te sienta tan sensual.

Inés roza con sus piernas, por debajo de la mesa, las de Joaquín.
Ahora es ella la que se moja los labios con la lengua. Entorna los ojos y sonríe.
Voy a poner una música suave, lenta como tu respiración y mis gemidos. Apenas una luz que ilumine tus caricias calientes entre mis piernas.Tu barba haciéndome cosquillas… Tus yemas en mis pechos… Tus caricias; tus palabras obsenas.
El mozo se acerca y con una sonrisa deja la bandeja con el vuelto.
No pararé de besarte, de lamerte. Voy a recorrer tu espalda, tu cintura, tu cadera, con mi lengua.
Me voy a perder en cada suspiro, en cada jadeo, en tu olor.
Tu perfume a jazmín. Tus pezones erectos; tu mirada. Todo, todo lo que quieras. Quiero tus latidos. Te voy a dar los míos.
¿Amor, me estás sintiendo?¿Estás aquí conmigo?
Me estás llenando de placer. Así tocame. Llevame a otro mundo.
Adonde quieras. Siempre. En todo momento; en cualquier momento. En este momento.

No hay comentarios: