miércoles, 29 de abril de 2009

LA BELLA DURMIENTE - FINAL I

Sus pasos temblorosos lo acercaron al banco donde ella dormía su sueño eterno. Estaba dispuesto a besarla para cumplir con la leyenda, pero en el último momento algo lo perturbó. Cuando casi sus labios rozaron los de ella, cuando notó la placidez de su sonrisa, cuando sintió su respiración, recién ahí pudo percibir el mal aliento que emanaba de la boca de la bella. Aturdido por semejante sorpresa, sólo pensó en huir. Con toda presteza montó a Crinpardo y no paró hasta llegar a un bosque de abedules donde vio a una doncella jugando con enanitos. Probaría con ella, tal vez el destino le deparara mejor suerte.

lunes, 27 de abril de 2009

DESCALZOS

Zapatillas colgadas, penden de cordones. Zapatillas que no tienen dueño. Que antes fueron de alguien. Que caminaron calles, patearon pelotas, pisaron el césped, pedalearon bicis. Rieron momentos, pintaron graffitis.
Zapatillas de lona, de cuero, de tela. Naranjas, azules, a rayas o lisas.
Cordones violetas, blancos, amarillos.
Se mecen al viento. Las mojan las lluvias. Quedaron expuestas, con manchas de humo, quemadas por dentro.
Sus dueños se fueron. Partieron de golpe. Descalzos quedaron. Ellas tan sólo son su testamento.