miércoles, 29 de abril de 2009

LA BELLA DURMIENTE - FINAL I

Sus pasos temblorosos lo acercaron al banco donde ella dormía su sueño eterno. Estaba dispuesto a besarla para cumplir con la leyenda, pero en el último momento algo lo perturbó. Cuando casi sus labios rozaron los de ella, cuando notó la placidez de su sonrisa, cuando sintió su respiración, recién ahí pudo percibir el mal aliento que emanaba de la boca de la bella. Aturdido por semejante sorpresa, sólo pensó en huir. Con toda presteza montó a Crinpardo y no paró hasta llegar a un bosque de abedules donde vio a una doncella jugando con enanitos. Probaría con ella, tal vez el destino le deparara mejor suerte.

5 comentarios:

Cris dijo...

Y sí, era para huir. La de los enanitos tendría otros defectos, pero no ese, jajaja!!!
besitos

Gingerale dijo...

Suele ser así. La de los enanitos es sin duda mejor partido.
ME ENCANTÓ

Coni Salgado dijo...

Gracias por pasar por la luna...
y por divertirme con este texto ingenioso!!
besitos
Coni

Coni Salgado dijo...

Quise decir gracias por pasar por de pupilas...
pero estoy tan acostumbrada a la luna!!!

Nanu dijo...

Y si no hay principes azules no es justo que haya bellas durmientes no?


besotes Mabe