martes, 5 de mayo de 2009

LA BELLA DURMIENTE - FINAL II


Cuando por fin sus labios rozaron los de la bella, la tierra comenzó a temblar. Un viento huracanado arrancó árboles desde sus raíces; los ríos se secaron; las montañas se deshicieron hasta convertirse en arena; las estrellas comenzaron a caer y ellos se desintegraron en mil pedazos, hasta convertirse en brisa, que después fue viento y mucho después el huracán que hizo temblar la tierra.

No hay comentarios: