jueves, 13 de agosto de 2009

INSTRUCCIONES PARA JUGAR A LA MANCHA ESTATUA

Cuenta la leyenda, que para jugar a la mancha estatua, había que tocar a alguien y ese alguien quedaba manchado, hasta que algún otro lo salvaba. Entonces gritaba "salvado pirulo" (entiéndase por pirulo el nombre del que era salvado). La función del que era mancha era dejar a todos petrificados, y ganaba él, por eso tenía que cuidar de que no se le despetrificara ninguno.
Lo más importante era decidir quien era mancha. Se hacía el conteo de en la casa de pinocho todos cuentan hasta ocho, pin uno, pin dos, pin tres, pin cuatro, pin cinco, pin seis, pin siete, pin ocho o esta gallinita puso un huevito, puso uno, puso dos, puso tres, hasta diez o hasta veinte, según la cantidad de participantes y de acuerdo al consenso general o por " piecito cochinito cambia de piecito" y entonces uno ponía un pie hacia atrás y quedaba afuera al que le tocaban los dos pies.
Otro juego muy interesante de esa época era el patroncito de la vereda, donde uno tomaba el frente de una casa (al mejor estilo de casa tomada) y el resto tenía que pasar y no dejarse agarrar por el patroncito. Si era agarrado, pasaba a ser prisionero del patroncito. Pero, como siempre hay una solución, estiraba su mano y los de afuera podían salvarlo con sólo tocarlo.
Aclaro que no fumé nada, sólo ejercité un poco la neurona de la niñez. La misma que a veces dejamos escondida atrás de algún árbol, o atrás de algún auto destartalado de la calle de la infancia. O que se fue a dar una vuelta en bicicleta.
Y sigue contando la leyenda, que esa misma neurona un día de otoño quiso volar, y se enroscó en los hilos de un barrilete de cola larga y colores brillantes que pasaba por ahí y se fue lejos, muy lejos, a contar sus historias, para no quedar petrificada en una mancha estatua.

4 comentarios:

Sebastian Barrasa (El Zaiper) dijo...

sisisis

Corresponde publicarlo.

Hay cosas que quedan en el corazón popular, y usté, mi querida Mabe, que tan jodida no es, nos lo trae a los oídos.

Cris dijo...

Volví a revivir mi infancia, jajaja!!
Besos

el Principe dijo...

que pasa???... murió taller???... o el diario ya no habla de tí...

Anónimo dijo...

Gracias!
No recordaba bien las instrucciones.
Estoy haciendo un taller para profesorado de primaria!