domingo, 12 de octubre de 2008

CARTA DESDE CARACAS

Caracas, Octubre de xxxx

Queridísimo Row:

¿A ti te parece justo que tu propia madre venga a enterarse por un amigo tuyo que vas a contraer matrimonio? Pues a mí no.
Por cierto, te preguntarás cómo llegó esto a mis oídos. Entérate chico. Hace dos días, paseando por mi adorada Caracas, de pronto escucho una voz muy particular. Alguien hablaba de la materia, del Big Bang invertido y de la estación espacial. Escuché espacio e inmediatamente reconocí la voz.
Ahí, frente a mí tu amigo Erwin me traía una parte de tu vida.
Nos abrazamos emocionados. Él se sorprendió por verme tan jovial. Sabes, hizo un comentario que me ruborizó un poco. Dijo algo así como que los años me favorecían, que me veía espléndida. Es el Caribe, le dije.
Desde que dejé Oklahoma hace más de tres años ¿recuerdas?, mi piel se acostumbró a esta parte del planeta. Aquí se vive distinto, se siente chévere.
Pero volviendo al tema principal, quiero saber quién es ella, pues sólo tengo un nombre, que no me dice mucho. Detalles hijo, quiero detalles.
Me enteré por Erwin que pinta y vive en la Argentina. ¿Será soltera? ¿ O divorciada? ¿Y cómo la has conocido? Tú eres muy solitario, tantos meses en el espacio … A ver hijo, no me malinterpretes, sabes que siempre quise y querré lo mejor para ti, pero ¿no será una aventurera? ¿Sabrá que tu padre tiene pozos aquí en Venezuela?
Aunque conociéndote como te conozco, seguramente estará loca de amor por ti ya que eres una excelente persona, inteligente y emprendedor como pocos. No creas que en el mercado se consiguen fácilmente hombres como tú hijo mío. Eres un muy buen partido y esa señorita Alicia seguramente lo ha comprendido.
¿Ya la has visitado en su país? ¿Sabe ella que mueres por los knishes de papa y el guefilte fish? Ese apellido, me suena Dacart, Daract ¿ será de los Darcovsky de Ohio? ¿No será goy no? Bueno, de todas formas eso no es algo que a mí o a tu padre nos importe demasiado. Mientras sea tu felicidad, será bienvenida en nuestra familia. Será una hija para nosotros.
Lo noté un poco excitado a Erwin con esto de tu futura boda, fíjate que no paraba de hablar. Me contó todos los inconvenientes que se suscitaron en el espacio y lo bien que manejaste la situación. Siempre te ha admirado ese muchacho. Ojalá que él también encuentre una buena mujer con quien compartir su vida ahora que finalmente no harán más misiones y fijarán los pies sobre la tierra.
Bueno hijo, por ahora nada más. Respóndeme a la brevedad, no hagas sufrir a esta pobre madre tuya que tanto te quiere y extraña. Sólo quiero darte una sugerencia: apúrate Row
que ya no eres una criatura y yo quiero tener unos nietos a quienes besar y cuidar como te he cuidado a ti, como se debe cuidar a los niños, sacrificarse por ellos y hacerles budín de chocolate o strudell mientras siga estando bien, porque… una nunca sabe.
No olvides escribirme y mándame una foto de Alicia que quiero conocerla aunque sea de esa forma, o tal vez prefieras darme la sorpresa y venir con ella de visita a Caracas, sabes muy bien que lo que sobran en esta casa son habitaciones.

Te beso y te abrazo como cuando eras el niño pecoso que corría atrás de un barrilete y soñaba con volar.


Tu mamá.

No hay comentarios: